Pages

jueves, 20 de julio de 2017

EL CUENTO DE LA CRIADA - THE HANDMAID'S TALE

¡Hola, luceros!
Esta semana os traigo una reseña sobre una novela de 10: El cuento de la criada. ¿Lo habéis leído?
 
 
Título: El cuento de la criada
Autora: Margaret Atwood
Editorial: Narrativa Salamandra
Nº de páginas: 412
Año de publicación: 1985
Valoración: 5/5
 
 
 
 
 
SINOPSIS: Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. Esta trama, inquietante y oscura, que bien podría encontrarse en cualquier obra actual, pertenece en realidad a esta novela escrita por Margaret Atwood a principios de los ochenta, en la que la afamada autora canadiense anticipó con llamativa premonición una amenaza latente en el mundo de hoy. 
 
En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela —o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir— le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos su deseo.
 
Los peligros inherentes a mezclar religión y política; el empeño de todo poder absoluto en someter a las mujeres como paso conducente a sojuzgar a toda la población; la fuerza incontenible del deseo como elemento transgresor: son tan solo una muestra de los temas que aborda este relato desgarrador, aderezado con el sutil sarcasmo que constituye una seña de identidad de Margaret Atwood. Una escritora universal que, con el paso del tiempo, no deja de asombrarnos con la lucidez de sus ideas y la potencia de su prosa.
 
OPINIÓN PERSONAL 

¿Se puede crear resistencia dentro de un mundo opresivo donde hay ojos y oídos por todas partes? ¿Se puede escapar de una sociedad injusta para la mitad de la población?  



                                                                           Pues sí


El cuento de la criada es una obra maestra que no deja indiferente a nadie. Se podría decir que es una lectura indispensable no solamente para cualquier feminista que se precie, sino para cualquier persona que quiera entender qué está comenzando a pasar en este mundo que parece retroceder en los derechos sociales, especialmente en los de las mujeres. Y es que a pesar de que se trata de una distopía, la maravillosa Margaret Atwood ya parecía tener una visión en los años ochenta de lo que podría suceder en un futuro no muy lejano.

Ante el temor de los hombres por perder su posición en las estructuras de poder -tanto públicas como privadas-, se concibe una sociedad ultrapuritana en la que las mujeres pierden todos sus derechos. Para justificar tal situación se utiliza una serie de argumentos que no son ajenos a nuestros días: por un lado, se acusa al estado islamista de crear una ola de pánico tras atentar contra el gobierno de los Estados Unidos y asesinar a los representantes políticos de ese momento; mientras que por otro lado, se instaura un razonamiento paternalista con el que se intenta proteger a las mujeres de su auto-opresión: mantener un físico idóneo, alejarlas del consumismo masivo, evitar que tuvieran que tomar la píldora anticonceptiva o que recurrir al aborto. Además de estos argumentos, que como digo nos sonarán muy mucho, el argumento de la novela gira en torno al descenso repentino de la natalidad. Para poder atajarlo y evitar que la sociedad disminuya, se traza un plan maquiavélico en el que las mujeres verán sus cuerpos reducidos a la condición de meros objetos o máquinas de reproducción (¿No recuerda también esto a los recientes debates sobre la gestación subrogada?) 



Como digo, la novela toca temas de plena actualidad a través de un personaje que resulta cercano desde el primer momento. Defred, como se llama la protagonista al pasar a servir a la casa del Comandante Fred ("De" indica por lo tanto que está bajo la posesión de su "anfitrión"), relata a modo de cuento lo que le va ocurriendo mientas intenta darle un hijo a la familia. Además, mediante flashbacks intercalados en su narración conocemos su anterior vida y a personajes entrañables, como su madre, una activista feminista, o Moira, su mejor amiga, que ya venía avisando de lo que se estaba preparando en silencio.  Tengo que decir que si el personaje principal es maravilloso, Moira es sublime y agradeces saber más y más de ella, puesto que representa al colectivo LGTBI y se ve qué ocurre con ellos a través de su historia personal.

Podría entretenerme con la simbología que hay en la novela, como los colores rojos de los vestidos de las Criadas que representan la menstruación y por tanto la fertilidad, en contraposición con el color azul de los vestidos de las esposas que representan su frialdad ante las Criadas que conciben como usurpadoras de su función reproductora, o de los verdes que implican la esperanza por engendrar.  Hay más, pero no quiero caer en spoilers…

En cuanto al lenguaje, este es poético. Las descripciones reflejan al dedillo todo lo que la escritora quiere que como lectores/as veamos en nuestra imaginación. Aunque el ritmo es a menudo lento, por su carácter realista, no supone aburrimiento, ya que siempre quieres saber más: ¿Qué le pasará? ¿Por qué está en esta situación? ¿Qué pasó a la sociedad americana cuando era una de las más avanzadas? ¿Puede escapar? ¿Tiene otras opciones? ¿Qué ocurrió con su familia? ¿Podrá seguir adelante sin ellos? ¿Hay algo más allá de lo que vive?




(Cartel de la serie)



¿Y LA SERIE DE HULU? Pues bien, está basada en la novela y aunque no sigue fielmente el argumento, si es cierto que retrata igualmente esa sociedad de la que nos habla Atwood en su libro. El elenco de actores y actrices es muy bueno ¡y hasta la propia Margaret Atwood tiene un cameo en el episodio piloto!

La novela me ha encantado, de hecho ha pasado a convertirse en una de mis novelas favoritas y la recomiendo 100%. Y la serie está muy bien, así que también.

Por cierto, aquí os dejo el enlace de una entrevista que Emma Watson le hace a Margaret Atwwod al respecto de todo lo que os he contado por aquí. Está en inglés, pero me pareció muy interesante.

Y vosotros/as, ¿qué estáis leyendo? 

MIENTRAS TANTO NO LO OLVIDÉIS:


 

0 comentarios: