jueves, 13 de abril de 2017

SOLARIS

Título: Solaris

Autor: Stanislaw Lem

Editorial: Comunicación y Publicaciones S.A.

Nº de páginas: 254

Año de publicación: (1997) 1961

Valoración: 2/5








Resumen: Nada más llegar a la Estación Solaris, suspendida sobre uno de los océanos del planeta de idéntico nombre, Kris Kelvin constata que las cosas no van precisamente bien: uno de los tripulantes se acaba de suicidar, otro se encuentra aterrorizado y el tercero se niega a abandonar su laboratorio. Además, Kris es testigo de extrañas apariciones; entre ellas, la de su difunta esposa.

OPINIÓN PERSONAL
Tengo que reconocer que llegué a este libro gracias a una reseña que El Gato con libros hizo en febrero😏😏. Me fascinó la manera en que hablaban del libro y pensé que sería increíble poder constrastar opiniones sobre la novela. Y de hecho, hay algunos puntos en los que coincidimos, pero el más importante, la valoración final es completamente diferente, (¿o no?). Admiro que ellos hayan sabido ver lo grandioso de la historia (¿por qué yo no?). El problema es que cuando terminas de leer el libro, ¡es todo muy contradictorio!

El personaje principal de Kris Kelvin se construye, principalmente, alrededor de la figura de otros dos personajes. Uno de ellos es totalmente secundario: su difunta esposa. No deja de representar el arquetipo de personaje femenino que pone su "segunda" existencia en pro del bienestar de su marido. Como si se tratara de una niña, Kris la trata como un ser al que necesita para no hostigarse por su culpa ante la muerte de esta en la Tierra, así como a un instrumento con el que determinar si la especie humana es capa de trasvasar ciertos límites científicos y éticos o no. Por otro lado, el otro personaje es claramente el gran personaje de la novela: Solaris. No se trata sólo de un planeta con un océano que traspasa los límites del entendimiento humano, sino que en su personificación es capaz de hacer tambalear las teorías más arraigadas por la comunidad científica, y por tanto, de Kris y sus compañeros.

 (Imagen de la película Solaris, adaptación cinematográfica de Steven Soderbergh (2002))

¿Es capaz el ser humano de entender realmente aquellos descubrimientos que van apareciendo en los hallazgos intergalácticos? ¿Somos realmente tan inteligentes como nos creemos? ¿Somos ya meros instrumentos de inteligencias superiores? ¿Puede existir una comunicación recíproca y pacifica entre la raza humana y otros organismos? ¿Realmente los organismos son lo que los académicos establecen o estamos ante una nueva manera de clasificar el mundo? ¿Podemos o deberíamos clasificar todo aquello que nos vamos encontrando?

Y en cuanto a las apariciones de los visitantes: ¿cómo actuaríamos si una persona que sabemos que ha fallecido se nos aparece y convive con nosotros como si no hubiera pasado nada?

Vale, visto así, la novela es muy interesante porque te hace reflexionar sobre aspectos que aunque parezcan de ciencia ficción, quizá no estén tan alejados de una realidad en un futuro próximo (sobre todo viendo los últimos descubrimientos de la NASA).

Pero claro, a mi me resultó bastante lento. Voy a decirlo todo, lo positivo es muy positivo, pero es una lectura lenta, llena de descripciones y de explicaciones de teorías que el autor se inventó para dar sentido a las mil y una contradicciones que los científicos de la nave espacial sienten ante la presencia, para ellos incoherente, del océano de Solaris que da forma a todos sus temores. (Gran mente de Lem para crear esos estudios sobre el planeta, pero tiene que gustarte mucho estas cosas para disfrutarlas)

Así que puede que al final, Solaris sea una gran novela teniendo en cuenta que se escribió en 1961 y no hace dos meses...


La reseña de la siguiente lectura será El Guardián Invisible de Dolores Redondo, que estoy disfrutando 100%!!!
¡¡¡Hasta la próxima semana!!!